Tan cansado estoy de oirme....

martes, 5 de julio de 2011

 

Yo me acuerdo que escribía. Sí, y me gustaba.


No se si alguna vez me leyeron, pero que gratificante plasmar sensaciones en un texto. Sobre todo en una noche donde no tienen ganas de escucharte. Entonces voy corriendo, prendo la PC, preparo un café y me digo a mi mismo “que noche larga”.


Si señores, no hay diálogo mas sincero, mas temido, esquivado, manoseado e incorruptible, que el DIALOGO con uno mismo. Ahí es donde las mentiras no llegan, las promesas no valen, y las verdades dejan de jugar a las escondidas.


Mirar para adentro, ¿hay alguien ahí?. (eco, eco, eco, eco). A mi no me da miedo hablarme solo, el tema es que a veces no me soporto, uno se conoce, y sabe como fastidiarse. Es tan fácil ponerse de mal humor a si mismo. Y más fácil intentar buscar satisfacción en el otro.


¿Qué ironía no? .No querer hablar con uno mismo, pero si buscar desesperadamente la palabra de un tercero (¿Quiénes son el primero y el segundo?).


Nacemos en un planeta, uno de millones, no sabemos de donde venimos, adonde vamos. Lo único que tenemos es una herencia cultural que nos marca lo que debemos sentir, y se nos pasará la vida tratando de darle sentido (que palabra, ¿cual sería su definición exacta?), a todo lo que nos rodea, por el simple hecho de encontrar una motivación para no dar el portazo final antes de tiempo.


No malinterpreten señores, no soy un tipo deprimido que se va a volar los sesos de un tiro. Solo que a veces me pongo insoportable, y cuando trato de entender algo de todas las cosas que pasan a mi alrededor, rara vez consigo respuesta....


Yo les dije que iba a ser una noche larga......una mas